top of page

Extractos vegetales

Actualizado: 18 sept 2023

Como ya sabéis, tanto en cosmética como en jabonería natural podemos utilizar aceites esenciales que nos proporcionaran gran variedad de propiedades. Pero también podemos optar por extractos vegetales, comúnmente conocidos como macerados.


Pero ¿qué son los extractos vegetales?

Son macerados de plantas que se obtienen al mezclar una planta aromática en un liquido durante un determinado tiempo. Durante este tiempo el liquido absorberá distintas sustancias presentes en la planta.

Dependiendo del medio líquido que utilicemos podemos dividir los extractos en diferentes grupos:


1. Glicólicos: macerados en propilenglicol.

2. Oleosos: macerados en un aceite vegetal.

3. Hidrosolubles: macerados en un medio acuoso, generalmente agua.

4. Hidroalcohólicos: macerados en alcohol etílico cuya graduación varia dependiendo del activo que queramos extraer.


Es muy importante conocer la finalidad que le daremos al extracto dado que no todos sirven para la misma receta.

Los extractos hidrosolubles, glicólicos e hidroalcoholicos son una buena opción en formulaciones ricas en agua, como son los tónicos, aguas micelares, gel de ducha...Por otro lado, los extractos oleosos se integran bien en aceites de masaje y jabones de aceite.

En el caso de las cremas, serums, exfoliantes y mascarillas pueden utilizarse ambos.


En este post os voy a explicar como hacer un macerado casero. Vais a ver que es un proceso algo largo pero muy sencillo. Como ya os he comentado lo primero y mas importante que debemos tener en cuenta es que formulación y que propiedades queremos obtener para poder elegir tanto la planta como el medio correcto.


Pasos a seguir


1. Una vez recolectada la planta dejaremos que se seque. Una vez este seca la introducimos en un frasco de cristal.

2. Llenamos el frasco de propilenglicol, aceite vegetal, agua o alcohol etílico y cerramos herméticamente. Etiquetamos y escribimos la fecha, así nos será mas fácil seguir el proceso. 3. Dejaremos macerar durante 40 días en un lugar con luz, pero sin que reciba la luz del sol directamente.

4. Una vez pasados los 40 días filtramos el líquido y ¡listo!


Os aconsejo que no desechéis la planta. Podéis dejarla secar de nuevo y triturarla. De este modo podréis darle un nuevo uso.


Hace un par de semanas pude hacer una escapada al pueblo y recolectar varias plantas. Mi madre es una amante de las plantas aromáticas por lo que siempre que puedo tomo prestado algunas cosas :)

En este caso elegí lavanda, romero, tomillo y jazmín. Os dejo un par de fotos para que veáis el resultado!







10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page