top of page

Jabones de glicerina vs jabones de aceite



Cuando empecé a introducirme en el mundo de la jabonería artesanal me di cuenta de que iba a ser un camino largo y complejo. Cuanto más leía, cuanta más información creía tener, menos tenía en realidad.


Cuando a uno le hablan sobre jabones, automáticamente nos viene a la cabeza la típica pastilla de jabón de Marsella que nuestras abuelas utilizaban, y que hoy en día nuestras madres siguen utilizando. Pero la verdad es que os sorprendería la diversidad y versatilidad que podemos encontrar en esta materia.


Cuando me decidí a probar a hacer mis propios jabones recuerdo que no sabía muy bien por dónde empezar. Aun tenía conceptos básicos por lo que veía un poco precipitado arriesgar más de la cuenta. A medida que iba metiéndome más en materia, fui experimentando y poco a poco sacando jabones más personalizados que se adaptasen a las necesidades de mi piel.


A la hora de hacer jabones lo primero que uno debe conocer es que se dividen en dos grupos dependiendo de la base de la que partamos. Podemos encontrar:


- Jabones de glicerina

- Jabones de aceite


Jabones de glicerina


Los jabones de glicerina se obtienen a partir de bases semi-elaboradas las cuales solo necesitan ser calentadas al microondas, por lo que son una buena opción al comienzo. Una vez que las bases están listas se puede optar por añadir activos cosméticos, extractos vegetales, aceites esenciales, colorantes, esencias aromáticas…


Son jabones muy hidratantes y con un buen poder de limpieza, lo que hace que sean muy útiles en caso de pieles grasas o con acné.


En esta tabla os resumo todas las bases que a día de hoy podéis encontrar en el mercado.



Jabones de aceite


Los jabones de aceite se caracterizan por estar compuestos principalmente por agua, sosa y aceites o mantecas vegetales.


En estos casos se produce un proceso conocido como saponificación, que por lo general tarda entre 30-40 días. Durante este proceso todo el exceso de agua junto con los restos de sosa que han quedado son eliminados. Este paso es muy importante realizarlo correctamente, por el contrario, nos encontraremos con un jabón que fácilmente irrite nuestra piel.


Para su elaboración es muy importante calcular correctamente las proporciones de cada ingrediente. Una vez que sepamos la cantidad de jabón que deseamos elaborar podremos saber la cantidad de sosa y agua necesaria mediante la siguiente fórmula:


Sosa: cantidad de aceite x índice de saponificación del aceite

Agua: (gramos de sosa / % agua) – gramos de sosa


Por norma general se utiliza entre un 30-40% de agua.

Al igual que en caso del jabón de glicerina, una vez que tenemos preparado el jabón podremos añadirle aceites esenciales, extractos, esencias aromáticas, activos, colorantes…


¿Por cual nos debemos decidir?


En realidad no existe una opción mejor que otra. Que elijamos una frente a otra va a depender fundamentalmente de nuestros gustos a la hora de elegir una textura especifica, mayor grado de espumosidad...Pero sobre todo de lo que necesite nuestra piel en ese preciso momento.


Jabones de glicerina


  1. Hacer bases de glicerina desde cero puede ser un proceso complicado y costoso por lo que es mejor optar por bases ya semi-elaboradas. Estas bases son bastantes asequibles y podréis encontrarlas fácilmente en cualquier tienda especializada.

  2. No necesitan seguir ningún proceso de maduración por lo que una vez extraídos de los moldes podréis utilizarlos.

  3. Son una muy buena opción si hay niños en casa, ya que permite experimentar con diferentes colores, texturas y formas.

  4. Al contener una cantidad extra de glicerina aporta mayor hidratación a nuestra piel mediante la retención de su propia humedad.


Jabones de aceite


  1. Una de las principales ventajas es que son jabones personalizados ya que desde el principio podemos elegir los ingredientes que mejor se adapten a nuestra piel.

  2. Por otro lado, necesitan seguir un proceso de maduración.

  3. Requieren de cálculos y procedimientos precisos por lo que es muy importante seleccionar la cantidad de cada ingrediente de forma exacta , si no no obtendremos un buen resultado. Al ser necesario el uso de sosa puede generar ciertas reticencias pero manteniendo una protección adecuada no hay razón para preocuparse. Utilizaremos SIEMPRE guantes, mascarilla, gafas y mantendremos el área de trabajo limpia y ventilada.

  4. Son una muy buena opción si hay niños en casa, ya que permite experimentar con diferentes colores, texturas y formas.

  5. Se obtienen jabones con buen poder limpiador, espumosos e hidratantes.


Espero que os haya resultado interesante. Cualquier duda que tengáis o si simplemente queréis ampliar información no dudéis en escribirme. Estaré encantada de resolver vuestras dudas!







3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια


bottom of page