top of page

Nutraceuticos y piel



Probablemente desde hace tiempo os hayáis cruzado con la palabra “nutraceútico” sin saber realmente de que iba la cosa: medios de comunicación, redes sociales, spots publicitarios, videos de tiktok, etc. Una autentica plaga.


Pero empecemos por ponerle una definición.

¿Qué se conoce como nutraceútico?


Los nutraceúticos son aquellas sustancias biológicas activas que se encuentran de forma natural en los alimentos y tienen la capacidad de ayudar en el cuidado y mantenimiento de la salud, prevenir enfermedades y mejorar las funciones fisiológicas del organismo.


Clasificación


Según su origen: Puede ser de una fuente alimentaria (origen animal, vegetal o microbiano) o no alimentaria (por ejemplo, ciertos aminoácidos producidos por bacterias que crecen en sistemas de fermentación).


Según su mecanismo de acción: En relación a las funciones metabólicas y fisiológicas sobre las que actúan pueden dividirse en:

  • Antioxidantes

  • Reguladores del metabolismo lipídico

  • Antiinflamatorios

  • Inmunoreguladores

  • Osteogénicos

  • Anticancerígenos

Según su naturaleza química: De acuerdo al grupo molecular al que pertenecen encontramos:

  • Derivados isoprenoides

  • Sustancias fenólicas

  • Ácidos grasos y lípidos estructurales

  • Carbohidratos y derivados

  • Minerales

  • Sustancias basadas en aminoácidos

  • Microbios

Nutraceúticos y efectos sobre la piel


Los nutraceúticos que ayudan a mantener una buena salud en la piel, uñas y cabello y que resultan beneficiosos a la hora de prevenir y/o mejorar ciertas patologías cutáneas se denominan comúnmente nutricosméticos.


Sus beneficios están íntimamente ligados a mitigar los efectos del envejecimiento cutáneo, tanto intrínseco como extrínseco.


El envejecimiento intrínseco es aquel que tarde o temprano aparece, dado que depende de nuestra genética. Por otro lado, el extrínseco va a venir determinado por diversos factores externos: consumo de tabaco, radiación ultravioleta, la contaminación y el estilo de vida de llevemos, lo cual puede influir negativamente en la aparición prematura de arrugas, quemaduras, eritema, hiperpigmentación, sequedad en la piel, flacidez e incluso cáncer.


En la siguiente tabla os resumo los nutraceúticos en los que a día de hoy se ha demostrado su efecto fotoprotector, inmunomodulador y antioxidante.






Ir mas allá


Actualmente debido a todos los avances tecnológicos y científicos la calidad y la esperanza de vida ha mejorado mucho. Se ha detectado una disminución significativa de algunas enfermedades neonatales, gastrointestinales y de desnutrición para dar paso a un incremento en casos de diabetes, obesidad, enfermedades del aparato circulatorio e incluso neoplásicas.


Por otro lado, cada vez son mas personas las que se preocupan por mantener una buena imagen y seguir dietas mas optimas que mejoren su calidad de vida y puedan prolongar los años de vida. Debido a esto, la industria ha decidido ir mas allá y ha tomado cartas en el asunto. Hoy en día en el mercado podemos encontrar nutraceúticos como suplementos dietéticos (vitaminas, minerales...) en forma de píldoras, capsulas e incluso polvos. También destacan los alimentos fortificados (los conocidos alimentos funcionales), como pueden ser leches o zumos con dosis superiores a las existentes de forma natural y que aseguran tener un efecto positivo mayor que si tomáramos el alimento por si solo.


Según un estudio de AORA Health, laboratorio farmacéutico especializado en el desarrollo y producción de nutraceúticos, se estima que hasta 2028 el consumo aumente un 50% principalmente en EE.UU, Australia y Corea del Sur. En España y el resto de Europa occidental el crecimiento se acercaría al 6.8% habiendo actualmente entre un 9,3 y un 20% de la población que los consume habitualmente. Esto es debido principalmente al predominio de una dieta mediterránea.


Cada vez queremos vivir mas y mejor pero ¿a que precio? ¿Realmente los nutraceúticos cumplen lo que prometen?


Por un lado, los nutraceúticos deben seguir ciertos criterios para poder ser comercializados:


  • Deben ser productos de origen natural.

  • Deben ser aislados y purificados mediante métodos no desnaturalizantes.

  • Que aporten ciertos beneficios para la salud, como por ejemplo mejorar la calidad de vida o tener acción curativa o preventiva.

  • Aportar estabilidad temporal.

  • Que existan estudios que reproduzcan sus propiedades bioactivas tanto en animales como en humanos. Deberán contar con análisis de estabilidad, análisis químicos y toxicología.

  • I+D de acuerdo a métodos estandarizados.

  • Haber llevado un proceso de desarrollo y validación siguiendo criterios científicos (FDA).

A pesar de todo esto, muy pocos nutraceúticos contienen estudios clínicos tan exhaustivos. Según la ley DSHEA (Acto de la Salud y Educación sobre Suplementos dietéticos) para su comercialización basta con que el envase contenga una breve descripción del principio activo que contiene y sus efectos fisiológicos. Todo ello promueve un uso excesivo e indebido por parte de los consumidores, que tienden a considerar como principales medios de información artículos no contrastados y con poca evidencia científica.


No debemos olvidar que son productos que contienen sustancias activas y que por ello pueden interaccionar con medicamentos. De hecho, ya se han observado casos de fuertes bajadas de tensión o convulsiones debido a un uso no controlado.

En los casos en los que estén prescritos fármacos como antitrombóticos, antidepresivos, sedantes, antineoplásicos y antidiabéticos se deberá tener especial cuidado.



En cuanto a la relación entre la suplementación con nutraceúticos y sus efectos sobre la piel no está clara. Actualmente son pocos los estudios clínicos que hay y los resultados son poco concluyentes y dispares.

En algunos casos, la biodisponibilidad solo es estudiada en el principio activo aislado y no la que tendría en la formulación final. En otros casos, el estudio se ha realizado in vitro lo cual hace difícil extrapolar los resultados in vivo.

Otro problema que encontramos es que para un mismo principio activo se utilizan diferentes formas farmacéuticas, dosis y excipientes.

Finalmente hay que destacar las discrepancias entre las metodologías usadas. En diferentes estudios en humanos el numero de muestra es pequeña, las mediciones se realizan mediante cuestionarios o no existen grupos placebos lo cual dificulta la obtención de resultados objetivos.


Hoy por hoy lo único que esta claro es que se necesitan mas estudios clínicos que demuestren la eficacia de los nutraceúticos en la prevención de enfermedades no transmisibles o en todo caso una mejora en la sintomatología de ciertas patologías. Al mismo tiempo, tanto los productores, como las agencias reguladoras y la industria deberán recopilar la información necesaria para la correcta utilización de los mismos y facilitar su acceso a la población.


Mientras tanto ¿Qué podemos hacer?


Nada mejor que garantizarnos una buena alimentación y un estilo de vida activo. Cerrad los ojos, respirad hondo y estad tranquilos. Estáis haciendo las cosas correctamente.


Bibliografía

  1. Tech. Dermatologia y nutraceuticos, 2022

  2. Kim Pearson. Nutraceuticals and skin health: key benefits and protective properties, 2018

  3. Almudena Pérez Sánchez, Enrique Barrajon Catalan, María Herranz López, Vicente Micol. Nutraceuticals for Skin Care: A comprehensive review of human clinical studies, 2018

168 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page